Desmienten que existan dos cepas diferentes de COVID-19

Luego de que se diera a conocer un presunto estudio en el que se afirmaba que el virus original de COVID-19 había mutado en una cepa diferente más agresiva para el ser humano, científicos españoles han desmentido tales argumentos.

 

Recientemente varios medios señalaron que especialistas de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Pekín y del Instituto Pasteur de Shanghái, habían descubierto dos cepas distintas del COVID-19, el tipo L, que desarrolla una neumonía más agresiva y es considerada como la «original» detectada en Wuhan; y la tipo S, la cual es menos agresiva y se localiza en las más recientes hechas a los pacientes.

El hallazgo había sido publicado en la  revista National Science Review, de la Academia de Ciencias de China.

No obstante, un análisis más incluyente a más de 512 genomas de los cinco continentes no ha mostrado cambios en la virulencia del coronavirus COVID-19 ni la aparición de cepas distintas.

De acuerdo con el proyecto de código abierto ‘Nextstrain‘, especialistas advierten que el análisis hecho a pacientes de 33 países ubicados en cinco diferentes continentes, no revela cambios reales ni algún tipo de mutación.

En el trabajo se visualizan 529 genomas muestreados entre diciembre de 2019 y marzo de 2020, los cuales han circulado fluidamente en toda Europa, y con mucho movimiento entre países de América y Oceanía.

Para Fernando González, integrante del Servicio de Secuenciación y Bioinformática y el grupo de investigación en Epidemiología Molecular de FISABIO, en Valencia, el disponer ya de tantas secuencias «es un logro muy importante», aunque aún no es determinante ni final.

«Los datos actuales permiten hacer importantes inferencias acerca del brote del virus y monitorear su propagación en tiempo real, pero estas conclusiones son limitadas en su representatividad a nivel mundial».

Al respecto, los investigadores de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) señalaron que las conclusiones del trabajo de especialistas chinos son «claramente infundadas y aumentan el riesgo de difundir desinformación peligrosa en un momento crucial de la epidemia».

 

 

Decesos

Recuperados

Casos
Confirmados