Coronavirus Wuhan

Aunque China no ha podido confirmar la fuente exacta del virus, ahora conocido como 2019-nCoV, las autoridades creen que el brote se originó en un mercado de Wuhan. Se cree que el virus se originó en uno de los "mercados mojados" de Wuhan, donde se venden animales vivos.

Los días 11 y 12 de enero de 2020, la OMS recibió información más detallada de la Comisión Nacional de Salud sobre el brote.

La OMS está segura de la calidad de los estudios en curso y las medidas de respuesta aplicadas en Wuhan, y se congratula del compromiso de informar regularmente sobre las novedades.

Hay pruebas bastante concluyentes de que el brote se originó por exposiciones en un mercado de pescados y mariscos de la ciudad de Wuhan. Este mercado se cerró el 1 de enero de 2020 y, por el momento, no se ha registrado ningún caso de infección entre el personal sanitario y no hay pruebas claras de que el virus se contagie entre personas. Las autoridades chinas continúan intensificando la vigilancia, aplicando medidas de seguimiento y ampliando los estudios epidemiológicos.

Se han confirmado 41 casos, uno de ellos mortal, si bien el paciente fallecido ya presentaba enfermedades graves previamente a la infección.

El 12 de enero, China informó de la secuencia genética del nuevo coronavirus, que será de gran importancia para que otros países puedan desarrollar kits de diagnóstico específicos.

El grupo de casos fue notificado inicialmente el 31 de diciembre de 2019, fecha en que se informó a la Oficina de la OMS en China. Las autoridades chinas encontraron un nuevo tipo de coronavirus, que fue aislado el 7 de enero de 2020. Se realizaron pruebas analíticas a todos los casos sospechosos encontrados como resultado de la búsqueda activa de casos y las investigaciones retrospectivas efectuadas. Se ha descartado que la causa de los síntomas sean otros patógenos de las vías respiratorias, como los virus de la gripe, los adenovirus que causan la gripe aviar y los coronavirus que ocasionan el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

De acuerdo con la información presentada por las autoridades chinas a la OMS los días 11 y 12 de enero, se han diagnosticado inicialmente 41 casos de infección por el nuevo coronavirus en la ciudad de Wuhan, de los cuales siete se encuentran en estado grave. En esas fechas había fallecido una persona que, como se menciona más arriba, presentaba otras enfermedades. Seis de los pacientes ya han recibido el alta. Los síntomas aparecieron en los pacientes entre el 8 de diciembre de 2019 y el 2 de enero de 2020. Desde el 3 de enero no se han detectado nuevos casos.

Los signos y síntomas clínicos notificados son principalmente fiebre y, en algunos casos, disnea e infiltrados neumónicos invasivos en ambos pulmones observables en las radiografías de tórax. Las autoridades nacionales han informado de que se ha aislado a los pacientes, que están siendo tratados en centros médicos de Wuhan.

De acuerdo con las primeras investigaciones epidemiológicas, la mayoría de los casos son trabajadores del mercado mayorista de pescados y mariscos de Huanan, en Wuhan, o bien manipuladores o visitantes habituales del mercado. De acuerdo con la información emitida por las autoridades, no hay pruebas claras de que el virus se contagie fácilmente entre personas.

Por el momento, no se ha informado de ningún caso de infección por este nuevo coronavirus en lugares distintos de Wuhan.

Respuesta de salud pública

La Comisión Nacional de Salud de China ha enviado a un grupo de expertos a Wuhan para prestar apoyo a las iniciativas adoptadas localmente.

Las autoridades nacionales han informado de la adopción de las siguientes medidas:

  • Se han detectado 763 contactos cercanos de los casos, entre ellos profesionales sanitarios, a los que se está haciendo un seguimiento. Por el momento, no se han encontrado más casos de infección por el nuevo coronavirus.
  • La Comisión de Salud Municipal de Wuhan llevó a cabo una búsqueda activa de casos e investigaciones retrospectivas del grupo actual de pacientes.
  • Se ha cerrado temporalmente el mercado mayorista de pescados y mariscos de Huanan para desinfectarlo y sanearlo.
  • Se han efectuado actividades de comunicación al público sobre los riesgos de contagio para mejorar su concienciación y la adopción de medidas de autoprotección.

La OMS está haciendo un seguimiento estrecho de la situación y permanece regularmente en contacto con las autoridades chinas para brindarles el apoyo necesario. Se han elaborado orientaciones técnicas sobre el nuevo coronavirus, que se irán actualizando a medida que se disponga de más información.

Evaluación de riesgos por la OMS

Continúan realizándose estudios para evaluar el alcance total del brote.

Wuhan es un importante centro de transporte nacional e internacional. Hasta la fecha, no se ha notificado ningún caso fuera de esta ciudad.

Es necesario disponer de información más completa y finalizar las investigaciones en curso para conocer mejor la epidemiología, el cuadro clínico, la fuente, las vías de transmisión y el alcance de la infección, así como las medidas que se deben aplicar para combatirla.

Consejos de la OMS

La OMS, tras haber examinado la información proporcionada por las autoridades nacionales, aconseja seguir las recomendaciones relativas a las medidas de salud pública y vigilancia de los nuevos coronavirus.

La OMS no recomienda adoptar ninguna medida de salud específica para las personas que viajen, si bien se les aconseja que acudan a un centro de salud y que expliquen a su médico el trayecto que han realizado en el caso de que presenten síntomas respiratorios durante o después del viaje. Las orientaciones relativas a los viajes se han actualizado.

A la luz de la información disponible en relación con este evento, la OMS desaconseja aplicar restricciones a los viajes a China o al comercio con este país.

Para más información:

Decesos

Recuperados

Casos
Confirmados